Migrantes en caravana se refugian en Iglesia en México

3/29/2019 08:17:00 a. m. luimegar 0 Comments



Milagro de Jesús Henriquez Ayala, de 15 años, se hospeda en un refugio en Tijuana con su hermana Xiomara, de 13 años, parte de un número incalculable de jóvenes centroamericanos que viajaron con una caravana de migrantes que cruzó México y se quedaron varados en esta ciudad.







Estas niñas salvadoreñas se unieron a la caravana para poder reunirse con su padre, quien las había dejado en la ciudad de Tapachula, en el sur de México, en agosto, mientras intentaba llegar a los Estados Unidos.

Pero cuando llegaron a Tijuana, recibieron la noticia de que su padre estaba en El Salvador, porque una vez que había cruzado la frontera, terminó siendo deportado.

Ahora no están seguras de a dónde ir, las niñas tienen demasiado miedo de cruzar el muro fronterizo cubierto con alambre de concertina y temen ser deportados a El Salvador, aunque sus padres están allí.

Las hermanas viajaron con otras dos docenas de jóvenes como una especie de subgrupo de la caravana, que creció a más de 5,000 personas.

Una vez en Tijuana, el grupo se dispersó, algunos cruzaron a Estados Unidos ilegalmente. Otros fueron detenidos en México y deportados.

Las hermanas se mudaron de un refugio a otro por temor a ser deportadas por las autoridades mexicanas.Sin dinero, terminaron en un hotel que cobraba menos de $ 2 por noche y ofrecían habitaciones limpias a cambio de alojamiento.

Su dieta consistía principalmente en refrescos y galletas.

Milagro se debilitó y después de sufrir dolores abdominales fue a la sala de emergencias. Desde entonces, ella y su hermana han sido acogidas por un ministro que ha convertido parte de su iglesia Agape Mision Mundial en un refugio.

El pastor Albert Rivera dijo que está trabajando con el consulado salvadoreño para obtener los certificados de nacimiento de las niñas para que puedan solicitar asilo en México, asistir a la escuela y encontrar trabajo a medio tiempo, pero reconoce que el camino por delante no es fácil para las niñas.

"Sé que no tengo autoridad legal para tenerlos, pero no quería que perdieran al bebé, y no podía vivirlos en la calle como estaban", dijo Rivera. "No existe una regulación legal, ni un protocolo sobre cómo proteger a estas jóvenes".

A Milagro le gustaría que su madre estuviera allí cuando diera a luz, y Rivera también está tratando de conseguirle una visa mexicana para llevarla a Tijuana.

Una mujer de San Diego ha ofrecido pagar el boleto de avión de la madre.

Con información de: MUNDO CRISTIANO







Deja un comentario