El comunismo en China impuso el sacrificio de 400 millones de vidas a través del aborto

1/15/2018 06:39:00 p. m. Redacción Luimegar 0 Comments




China es el país más poblado del planeta, con 1.379 mil millones de habitantes. A lo largo de los últimos años, el comunismo adoptado como modelo político por el país impuso el aborto como metodología de control de natalidad, ya que la ley prohibía más de un hijo por matrimonio. El resultado de esta política fue la masacre de más de 400 millones de bebés.






La ley de control de natalidad tenía como propósito primario la reducción del ritmo de aumento de la población, pero el efecto colateral fue un incentivo a la búsqueda del aborto, ya que muchas mujeres que ya habían dado a luz estaban obligadas a interrumpir una segunda gestación.

Otro punto negativo que se destaca en esta política fue la diseminación de una cultura de discriminación basada en el sexo, que menosprecia a las niñas. En 2015, la ley que imponía “un niño por familia” fue modificada en 2015, motivada por la caída del ritmo de crecimiento de la tasa de natalidad. Los expertos señalan que en 2022 China será superada por la India como el país más poblado del planeta.

Antes del cambio en la ley -que estaba vigente desde 1979- la norma preveía tres tipos de sanciones a las parejas que la desobedecieran: multa, pérdida del empleo y aborto. Los estudios apuntan que este último puso fin a más de cuatro cientos de millones de bebés a ser abortados, además de resultar en una relación desproporcionada entre los sexos, ya que la cultura milenaria oriental siempre estimuló una predilección por niños.

Las madres, estimuladas por la ley del hijo único, abortaban a las niñas sin tener ningún hijo, y llevaban las gestaciones adelante cuando el bebé era del sexo masculino. En algunos casos, las familias optaban por pagar altas multas por el sueño de tener un hijo varón.

Según Christian información del portal  Charisma News, las multas en algunos casos eran equivalentes a seis veces el ingreso anual de la familia en el año anterior. Se estima que esas sanciones rindieron a las arcas del gobierno chino el equivalente a 2 billones de dólares a lo largo de 36 años.

Aunque el aborto ha segado innumerables vidas, el método más común en el período fue la pérdida de empleos. El gobierno comunista obligaba a las empresas y municipios a despedir a funcionarios que desobedecieran la ley, además de imponer la pérdida de derechos a beneficios sociales.

¿Qué motivó el cambio de la ley?
Los estudios apuntaron que, además del ritmo menor de crecimiento de la población, en 2020 China tendrá 30 millones de hombres más que mujeres, de acuerdo con la Academia de Ciencias Sociales del país.

Este desequilibrio es el opuesto de lo registrado en la mayoría de los demás países del mundo, donde las poblaciones se forman con las mujeres siendo un contingente mayor que los hombres, resultado de una dinámica de la naturaleza, que busca la perpetuación de la especie a través de un número mayor de seres con capacidad para llevar una gestación.

Ahora, el país adoptó la llamada “política de dos hijos”, en un intento de equilibrar la cantidad de mujeres en la población y de impedir una caída en el número total de habitantes, que es un factor crucial en la política económica: gran oferta de mano de obra, salarios bajos y costes de producción igualmente reducidos.

Sin embargo, la cultura ya está establecida. El cambio en la ley no atrajo mucha atención de la sociedad, y las estadísticas apuntan que la mitad de las familias con un niño no quiere un segundo niño y nada sugiere que la tasa de aborto haya caído.

Luimegar Stereo con lo mejor para Dios, escucha nuestro audio en vivo haciendo clic aquí

En un intento de llevar la ley a efecto práctico, el Comité Judicial del Congreso Nacional del Pueblo (NPC) envió una carta a cinco provincias de China con la intención de eliminar las penas más severas que actualmente existen para hacer cumplir la política de dos hijos. Si dará resultado, solamente el tiempo dirá.

Con información de: TIEMPOS PROFÉTICOS






Deja un comentario