Internacional - Irán pronto tendrá misiles balísticos intercontinentales armados con armas nucleares a través de Corea del Norte

10:29 a. m. luimegar 0 Comments




ENLACE JUDIO - Aquí hay una predicción de su servidor que pueden dar por cierta: en apenas algunos años Irán tendrá misiles balísticos intercontinentales, o MBIC, que pueden atacar objetivos en todo el Medio Oriente, Europa y los Estados Unidos.

HARRY J. KAZIANIS

Y todo podría ser gracias al Estado canalla al que la administración Trump ha nombrado la mayor amenaza para la seguridad nacional de nuestra época: Corea del Norte.

Ah, y para clavar el cuchillo un poco más profundo, esos misiles podrían ser armados con armas nucleares—una vez que expire el acuerdo con Irán. O sea, a menos que Estados Unidos ponga un alto a esta amenaza de una vez por todas.

Ahora esperen un segundo. ¿Están sorprendidos? Realmente no debieran estarlo.

Antes que lleguemos a todo eso, tal vez debamos dar un paso atrás por un momento.

Vean, hacer tales predicciones no siempre es popular, pero ellas incitan a la acción. Los analistas de política exterior aquí en Washington aman cubrir sus apuestas con palabras como “posiblemente”, “quizás”, “probablemente” y más así cuando intentan predecir la amenaza del año siguiente. Sin embargo, siempre hay ciertas tendencias que son fáciles de ver e incluso más fáciles de escapar de ellas porque no son super resolubles.

El pueblo estadounidense no votó este último ciclo de vacilación. Para ser franco, ellos votaron por lo opuesto a Barack Obama.

En lo que hace a cuestiones del exterior, los votantes querían un Estados Unidos que buscara los desafíos del futuro y se hiciera cargo de ellos antes que fueran dirigidos a nuestras cabezas colectivas. Y eso es lo que ha hecho el Presidente Trump asumiendo los programas nuclear y de misiles de Corea del Norte, así como convocar a Irán por sus amenazantes planes de misiles.

Si bien todo esto son grandes noticias, el gobierno de Trump ahora está enfrentando un problema mucho más grande: el potencial para que Corea del Norte e Irán colaboren en tecnología de misiles de largo alcance que pueden ser usados para atacar a nuestros aliados y a la patria.
En muchos aspectos, está al descubierto la evidencia de colaboración pasada, según algunos expertos.

En una entrevista con Fox News, Jeffrey Lewis, un experto del Instituto Middlebury de Estudios Internacionales en Monterrey explicó que “los primeros misiles que vimos en Irán fueron copias simples de misiles norcoreanos.” También destacó que “con los años hemos visto fotografías de funcionarios norcoreanos e iraníes en los países de unos y otros, hemos visto todo tipo de equipo en común.”

Muchos expertos han estado advirtiendo durante años, puesto que Teherán y Pyongyang han estado intercambiando tecnología de misiles. Si la administración Trump no actúa rápido no será sólo el reino ermitaño que tiene armas nucleares que pueden atacar objetivos a miles de millas de distancia—pero también será la única nación en el planeta Tierra que ha convertido cantar “muerte a Estados Unidos” en un pasatiempo nacional.

Ahora, para ser justos, hay quienes restan importancia a los vínculos entre Irán y Corea del Norte. Pero si la historia nos dice algo es que nunca, jamás, descartemos el poder de una amenaza en común. Y ambos países buscan contrarrestar el poderío militar estadounidense a cualquier precio. Claramente los misiles de largo alcance armados con cargas útiles nucleares hacen eso bastante bien.

Uno podría imaginar fácilmente una situación en una década o algo así cuando el acuerdo nuclear con Irán ha caducado—algo que muchos en la izquierda parecen olvidar—y Teherán decide que ya no necesita más ocultar sus intenciones.

Irán en cambio toma lo que siente que es su lugar por derecho como la potencia dominante del Medio Oriente y aferrarse a su arsenal de armas nucleares y a los misiles para transportarlas a la batalla. Con la investigación nuclear que ya ha hecho en el pasado, junto con la cooperación cuidadosa con Pyongyang en tecnología de misiles—el acuerdo nuclear actualmente en vigencia nunca restringió tal cooperación—decide seguir adelante incólume.

¿Entonces qué debe hacer la administración Trump acerca de esta amenaza? Por suerte, Washington tiene considerables opciones que explorar.
Primero, debemos “nombrar y avergonzar” a cualquier socio norcoreano, iraní o exterior que esté ayudando a estos regímenes canallas a colaborar en tecnologías de misiles.

Funcionarios del Pentágono y de inteligencia me han dicho en muchas ocasiones que tienen fuertes indicios sobre quien está ayudando a facilitar estos intercambios. Es hora de hacer brillar una luz sobre estos grupos o individuos—ahora. Ellos tienen que ser expulsados para que el mundo entero lo sepa.

La administración Trump debe declarar que si ayudas a Pyongyang o Teherán a construir misiles de largo alcance eres un enemigo de la comunidad internacional y serás tratado en forma acorde. Tal declaración debe incluir a los que proporcionan ayuda material o técnica o a cualquier banco, institución financiera o empresa fantasma que pase fondos para tal ayuda entre ambas naciones.

En segundo lugar, con tales instituciones al descubierto, el equipo de Trump debe imponer sanciones sobre tales grupos tan pronto como sea posible.

El objetivo debe ser aumentar los costos para ambas partes y hacerlas sentir la presión financiera tanto como sea posible.

En tercer lugar, debemos volvernos creativos en cómo tratamos de apisonar tal cooperación. En un informe del 2012 por parte de la Oficina Nacional de Investigación Asiática, el autor John S. Park ofrece la idea de utilizar “un programa de recompensa monetaria para interceptar componentes o técnicos centrales para el desarrollo de misiles balísticos.”

Él destaca que: “Oculta a la intemperie hay una táctica particularmente efectiva empleada por Corea del Norte. Contratar a empresas privadas chinas para que sirvan como intermediarias para facilitar “lavado de cargas”—un proceso creativo de desensamblar componentes y moverlos a través de diferentes rutas logísticas—facilita a empresas comerciales estatales norcoreanas utilizar contenedores de envíos comerciales. Las recompensas monetarias ofrecerían un día de paga doble para algunas empresas chinas, que podrían recolectar el honorario de comisión de un cliente norcoreano tanto como la recompensa por proporcionar una copia del seguro de transporte a las autoridades locales en los puertos concurridos del sudeste asiático.”

Y finalmente, todo esto es el argumento más claro aún para que Washington lidere una campaña mucho más firme en asegurar que sean llevadas más plataformas de defensa contra misiles dentro del Medio Oriente, Asia y también actualizarlas para la defensa de nuestra patria.

Detener a un MBIC iraní armado con un arma nuclear a través de Corea del Norte es uno de los retos más grandes que enfrenta hoy Estados Unidos. El gobierno de Trump debe actuar ahora antes que sea demasiado tarde.

Luimegar Stereo con lo mejor para Dios, escucha nuestro audio en vivo haciendo clic aquí

Harry J. Kazianis (@grecianformula) es director de estudios de defensa en el Center for the National Interest, fundado por el ex Presidente Richard M. Nixon.