Prosigo a la Meta

4/25/2017 09:49:00 a. m. luimegar 0 Comments

Resultado de imagen para cruz



Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria

TIEMPOS PROFÉTICOS - (Filipenses 3) Una gran virtud que vemos en Moisés es que durante los cuarenta años de camino por el desierto, nunca pensó en volver a Egipto, nunca dijo: “volvámonos a la esclavitud, pues éste camino por el desierto es muy duro”; él en los momentos más difíciles lo que hizo fue buscar a Dios, ésa fue su fortaleza, él era un adorador, un apasionado por la presencia de Dios. Cuando el apóstol Pablo se encontraba preso en la cárcel de Filipos con Silas, según Hch. 16:25, lo que hicieron fue adorar a Dios, no murmuraron, ni se quejaron y tampoco pensaron en renunciar. Ellos siguieron adelante con la fuerza de Dios. Veamos ahora al apóstol Pablo según Filipenses 3 …

PROSIGO A LA META (Filipenses 3:13-14)

 “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” Filipenses 3:13-14.

La adversidad es parte del camino. Ante ella hay diversas reacciones: enfrentarla, negarla, huir de ella, etc. Se requiere aquí una profunda decisión de no volver atrás, si queremos lograr o alcanzar algo significativo, pues las cosas sin valor no requieren ningún esfuerzo, ni presentan dificultades. Podemos encontrarnos con personas que tienen grandes talentos pero no logran grandes metas, pues les falta perseverancia. Y vemos también el contraste, es decir personas cuya constancia los ha llevado a grandes conquistas.

El apóstol Pablo perseveró a pesar de todo, como lo expresa el texto de hoy. Recordemos que Pablo escribe ésta carta a los filipenses desde la cárcel. Es un cristiano que ha vivido naufragios, fue traicionado, abandonado, apedreado, en peligro muchísimas veces, menospreciado por judíos y discípulos, etc; pero no abandonó los caminos del Señor, ni su servicio a Dios. Su decisión de perseverar hasta el fin fue firme, y lo expresa diciendo: “Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” y así lo hizo, fue fiel a Dios hasta el fin de sus días.

Cabe destacar la frase: “olvidando lo que queda atrás”, es un ejercicio de la mente, y lamentablemente muchas veces se recuerda con frecuencia lo que ha quedado atrás y que hoy no es útil, como heridas y ofensas, desordenes de la vida pasada, antiguos novios (as), o anhelos del corazón que sabemos, no nos hacen bien (los recuerdos del pasado deben ser un testimonio para la gloria de Dios).

Veamos un ejemplo en Israel, que camino a la tierra prometida, dijo: “Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto”. Eran recuerdos y anhelos del alma, que expresaban su deseo de volver atrás, aunque era Dios mismo quien los guiaba, y quien los había sacado con maravillas de la esclavitud egipcia.

La perseverancia es requerida en el Reino de Dios: “Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios”, Lucas 9:62. El arado era llevado por una yunta de bueyes (dos bueyes), y el labrador ponía una mano en el arado y en la otra, la vara para empujar y motivar a los bueyes, mirando siempre al frente, adelante, y así evitar que el surco quedara torcido.

El arado es símbolo de un caminar recto, de servicio al Señor, mirando al frente, de seguir a Cristo con los ojos puesto en él (haciendo caso omiso de las fuentes de distracción y perseverando ante los obstáculos del camino). El apóstol Pablo estaba concentrado (por eso dice: “Una cosa hago“) y su mirada estaba puesta al frente determinado a perseverar (por eso dijo: “me extiendo a lo que está adelante“).

Un deportista puede invertir muchos años de su vida capacitándose para ganar una medalla olímpica, de hecho puede fracasar muchas veces antes de lograrlo. Pero su esperanza es que su perseverancia será premiada algún día. La felicidad que lo embarga el día de la premiación es inmensa. Pablo nos deja ver que el premio es Cristo mismo, por tanto con la fuerza de Dios debemos perseverar y avanzar, pues no hay mayor tesoro ni riqueza que Cristo mismo, por eso prosigo a la meta, me extiendo a lo que está adelante, olvidando lo que queda atrás y persevero al premio en Cristo Jesús (Como nos dice Pablo en Filipenses 3).

Según Filipenses 3:13-14 el apóstol Pablo se esforzó y perseveró a pesar de las múltiples adversidades y decepciones en el caminar de su servicio a Dios. Debemos tener presente que Pablo escribe ésta carta a los filipenses estando él encarcelado por predicar el evangelio de Jesús.

Es Pablo un creyente que ha tenido que enfrentar y superar varios naufragios, en otros momentos fue abandonado, también fue apedreado, él estuvo en peligro varias veces, fue rechazado por sus propios hermanos judíos y fue olvidado por muchos de sus discípulos, entre otras cosas que le sucedieron.

Sin embargo Pablo no renunció, tampoco se quejó, ni murmuró contra Dios, ni abandono el camino de la fe, tampoco rechazó su servicio al Señor. A pesar de todas las cosas ocurridas él dice “sigo adelante, persevero hacia la meta, procuro el premio en Cristo Jesús” Filipenses 3 :13-14.

Luimegar Stereo con lo mejor para Dios, escucha nuestro audio en vivo haciendo clic aquí

Reflexión final: Seguir a Jesucristo, ser un discípulo suyo, implica esfuerzo y perseverancia, pues los obstáculos y oposición son parte del camino. Gracias a Dios, él ha prometido estar con nosotros todos los días y multiplicar nuestras fuerzas como las del búfalo. Adelante, recuerda que las aflicciones presentes, no son comparables con la gloria venidera.








Deja un comentario