Internacional - Respuesta de Netanyahu al discurso de Kerry sobre la paz en Oriente Medio

1:53 p. m. luimegar 0 Comments



El Primer Ministro echa chispas por “un discurso casi tan desequilibrado como la resolución anti-israelí aprobada en la ONU”, en el que “Kerry prestó sus labios a la incesante campaña palestina de terrorismo”


SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Después de breves comentarios en hebreo, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu respondió en inglés el 28 de diciembre de 2016 al discurso del Secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, sobre la paz en Oriente Medio de la siguiente manera:

Antes de explicar por qué este discurso fue tan decepcionante para millones de israelíes, quiero decir que Israel está profundamente agradecido a los Estados Unidos de América, a las sucesivas administraciones estadounidenses, al Congreso estadounidense, al pueblo estadounidense. Estamos agradecidos por el apoyo que Israel ha recibido durante muchas, muchas décadas. Nuestra alianza se basa en valores compartidos, intereses compartidos, un sentido de destino compartido y una asociación que ha soportado las diferencias de opiniones entre nuestros dos gobiernos sobre la mejor manera de avanzar la paz y la estabilidad en Oriente Medio. No tengo ninguna duda de que nuestra alianza superará el profundo desacuerdo que hemos tenido con la Administración Obama y se hará aún más fuerte en el futuro.

Pero ahora debo expresar mi profunda decepción con el discurso de hoy de John Kerry, un discurso que fue casi tan desequilibrado como la resolución anti-Israel aprobada en la ONU la semana pasada. En un discurso ostensiblemente sobre la paz entre israelíes y palestinos, el Secretario Kerry hizo un flaco servicio a la incesante campaña de terrorismo que han estado librando los palestinos contra el Estado judío durante casi un siglo.

Lo que hizo fue pasar la mayor parte de su discurso culpando a Israel por la falta de paz condenando apasionadamente una política de permitir a los judíos vivir en su patria histórica y en su capital eterna, Jerusalem.

Cientos de atentados suicidas, mil, decenas de miles de cohetes, millones de israelíes en refugios antiaéreos no son líneas descartables en un discurso; son las realidades que el pueblo de Israel tuvo que soportar debido a políticas equivocadas, políticas que en ese momento ganaron el sonoro aplauso del mundo. Yo no busco aplausos; busco la seguridad, la paz, la prosperidad y el futuro del Estado judío.

El pueblo judío ha buscado su lugar bajo el sol durante 3.000 años, y no estamos a punto de ser influenciados por políticas equivocadas que han causado grandes, grandes daños.

Los israelíes no necesitan que se les dé una conferencia sobre la importancia de la paz de los líderes extranjeros. La mano de Israel se ha extendido en paz a sus vecinos desde el primer día, desde su primer día. Hemos orado por la paz, hemos trabajado para ello todos los días desde entonces. Y miles de familias israelíes han hecho el último sacrificio para defender nuestro país y avanzar la paz.

Nadie quiere la paz más que el pueblo de Israel. Israel sigue comprometido a resolver las diferencias pendientes entre nosotros y los palestinos a través de negociaciones directas. Así es como hicimos la paz con Egipto; así es como hicimos la paz con Jordania; es la única manera de hacer la paz con los palestinos. Esa siempre ha sido la política de Israel; esa siempre ha sido la política de Estados Unidos.

Esto es lo que el propio presidente Obama dijo en la ONU en 2011. Dijo: “La paz es un trabajo duro. La paz no vendrá a través de declaraciones y resoluciones en Naciones Unidas. Si fuera así de fácil, ya se habría cumplido.

Eso es lo que dijo el presidente Obama, y tenía razón. Y hasta la semana pasada esto se repitió una y otra vez como política estadounidense. El secretario Kerry dijo que Estados Unidos no puede votar en contra de su propia política. Pero eso es exactamente lo que hizo en la ONU, y es por eso que Israel se opuso a la resolución del Consejo de Seguridad de la semana pasada, porque llama efectivamente al Muro Occidental “territorio palestino ocupado”, porque fomenta boicots y sanciones contra Israel. Porque refleja un cambio radical en la política de los Estados Unidos hacia los palestinos sobre asuntos de estatus final -esas cuestiones que siempre estuvimos de acuerdo, EE.UU. e Israel, que tienen que ser negociadas directamente, cara a cara sin condiciones previas.

Ese cambio ocurrió a pesar de que los palestinos se alejan de la paz y de las ofertas de paz, y pese a que se niegan a negociar la paz durante los últimos ocho años y que la Autoridad Palestina inculca una cultura de odio hacia Israel en toda una generación de jóvenes Palestinos.

Israel espera con interés trabajar con el Presidente electo Trump y con el Congreso Americano, Demócratas y Republicanos por igual, para mitigar el daño que esta resolución ha hecho y, en última instancia, para derogarla.

Israel espera que la administración saliente de Obama evite que se produzcan más daños a Israel en Naciones Unidas en sus últimos días. Ojalá pudiera ser reconfortado por la promesa de que Estados Unidos dice que no llevarán más resoluciones a la ONU. Eso es lo que dijeron sobre la resolución anterior.

Tenemos evidencia absolutamente incontestable de que Estados Unidos organizó, avanzó y presentó esta resolución al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Compartiremos esa información con la administración entrante. Parte de ella es sensible, todo es cierto. Ustedes vieron algo de ella en el protocolo publicado en un periódico egipcio. Hay mucho más; es la punta del iceberg.

Así que dicen, ‘pero nosotros no la trajimos’. Y podrían tomar el discurso de John Kerry con los seis puntos. Podría ser planteado en la conferencia internacional francesa dentro de unos días y luego llevado a la ONU. Así que Francia lo traerá, o Suecia – no un destacado amigo de Israel – podría traerlo. Y Estados Unidos podría decir, bueno, no podemos votar en contra de nuestra propia política, lo acabamos de enunciar.

Creo que Estados Unidos, si es fiel a su palabra, o al menos si es ahora fiel a su palabra, ahora debe decir que no vamos a permitir ninguna resolución, más resoluciones en el Consejo de Seguridad sobre Israel. Punto. No vamos a traer o no vamos traer – no vamos a permitir ninguna (resolución más), y detener este juego, las charadas.

Creo que las decisiones que son vitales para los intereses de Israel y el futuro de sus hijos, no se harán a través de discursos en Washington ni de votaciones en Naciones Unidas ni en conferencias en París. Serán hechas por el Gobierno de Israel alrededor de la mesa de negociaciones, haciéndolos en nombre del único Estado judío – una nación soberana que es dueña de su propio destino.

Y un último pensamiento – personalmente conozco el dolor, la pérdida y el sufrimiento de la guerra. Por eso estoy tan comprometido con la paz. Porque para quien lo experimenta, como yo, la guerra y el terror son horribles. Quiero que los niños palestinos jóvenes sean educados como nuestros hijos, para la paz. Pero no son educados para la paz. La Autoridad Palestina los educa para idolatrar terroristas y asesinar israelíes.

Mi visión es que israelíes y palestinos tienen un futuro de reconocimiento mutuo, dignidad, respeto mutuo, coexistencia. Pero la Autoridad Palestina les dice que nunca aceptarán, nunca deben aceptar la existencia de un estado judío.

Por lo tanto, les pregunto, ¿cómo se puede hacer la paz con alguien que rechaza su propia existencia?

Vean, este conflicto no trata de casas, ni de comunidades en Cisjordania, Judea y Samaria, el distrito de Gaza ni ningún otro lugar. Este conflicto es y siempre ha sido sobre el derecho de Israel a existir. Es por eso que mis cientos de llamadas a sentarme con el Presidente Abbas para las conversaciones de paz han quedado sin respuesta. Por eso mi invitación a venir a la Knesset nunca fue contestada. Es por eso que el gobierno palestino sigue pagando un salario mensual a cualquier persona que asesina israelíes.

La persistente negativa de los palestinos a reconocer un Estado judío sigue siendo el núcleo del conflicto y su eliminación es la clave de la paz.

El rechazo palestino de Israel y el apoyo al terror son en lo que las naciones del mundo deberían centrarse si realmente quieren avanzar la paz, y sólo puedo expresar mi pesar y decir que es una lástima que el Secretario Kerry no vea esta simple verdad.

Gracias.

Luimegar Stereo con lo mejor para Dios, escucha nuestro audio en vivo ha mciendo clic aquí

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico