El futuro de Jerusalén: entre la opinión pública y la política

5/26/2018 11:12:00 a. m. Redacción Luimegar 0 Comments




La arena palestina en general y las preguntas sobre Jerusalén en particular, actualmente confrontan a Israel con desafíos agudos complejos que tienen serias ramificaciones para el futuro. La celebración del Día de Jerusalén el domingo 13 de mayo, fue seguida del traslado de la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén.






Conjuntamente, se “viralizó” la Marcha del Retorno, que se estuvo preparando desde hace varias semanas. Las fechas críticas fueron el 14 de mayo, que vio un aumento en la violencia y un fuerte aumento en las bajas palestinas con docenas de muertos; Día de Nakba, es decir, 15 de mayo y el 18 de mayo, el primer viernes del mes de Ramadán. Los dos desafíos: el derecho de Jerusalén y el de los palestinos a regresar al territorio del Estado de Israel. son cuestiones fundamentales de este conflicto, que actualmente representan obstáculos aparentemente intransitables para un arreglo político.
Centrándose en Jerusalén, este ensayo analiza la opinión pública judía sobre el tema, con énfasis en las cuestiones de la unidad de la ciudad y el estatus del Monte del Templo.

Las declaraciones de los funcionarios públicos israelíes y el discurso en los medios tradicionales y sociales sobre el reconocimiento del Presidente Trump, sobre Jerusalén como capital de Israel y su decisión de trasladar la embajada de Estados Unidos, son notables por la ausencia de clichés de larga data como “Jerusalén unida para siempre jamás” y “la gran ciudad”. En cambio, el discurso se centra en “Jerusalén como la capital de Israel”.

La pregunta que sigue abierta es qué constituye la capital israelí: ¿Únicamente su área occidental, o también su Cuenca Histórica incluyendo la Ciudad Vieja, el Monte del Templo y el Monte de los Olivos; o tal vez también toda su sección oriental?

El presidente Trump ha declarado que las fronteras de Jerusalén se determinarán en las negociaciones entre Israel y los palestinos y nadie en Israel ha cuestionado esto públicamente.
Un análisis de la opinión pública sobre esta cuestión puede ayudar al intento de evaluar el rango de flexibilidad que tendrá un gobierno israelí cuando en el futuro examine opciones para las fronteras de la soberanía israelí en la ciudad.

El Índice de seguridad nacional del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) es una encuesta longitudinal sistemática que, desde 1984, ha rastreado las tendencias de la opinión pública israelí en cuestiones de seguridad nacional. Según el índice, a lo largo de los años, la mayoría del público ha considerado a Jerusalén unida como un principio importante y se ha opuesto a cualquier división municipal.

En 1998-2000, la oposición a dividir la ciudad cayó al 65-70 por ciento de la población judía y se mantuvo en ese rango hasta 2014. En el verano de 2014, la situación de seguridad en Jerusalén empeoró en lo que los palestinos llamaron “la guerra por Jerusalén” y fue acompañada por un declive adicional de los que se oponen a la transferencia de barrios árabes en Jerusalén Este a los palestinos y alcanzó aproximadamente el 60 por ciento.

De hecho, los múltiples eventos violentos, “la intifada de los cuchillos” de 2015-2016, con Jerusalén en el centro, afectaron a la opinión pública. Parece que la violencia socavó la suposición de que es posible mantener el status quo de la ciudad. Las barreras de cemento instaladas en Jerusalén Este, aunque por un corto tiempo, fueron un divisor concreto entre los barrios judíos y árabes en un momento de control gubernamental de derecha. El Índice de Seguridad Nacional indicó que, desde entonces, la voluntad del público de cortar los barrios árabes de la ciudad ha crecido. A finales de 2017, en respuesta a la pregunta “¿Debería Israel, como parte de un acuerdo que pondría fin al conflicto con los palestinos, transferir el dominio de los barrios árabes en Jerusalén Este a los palestinos, o debería continuar controlándolos, incluso, a costa de un acuerdo que pondría fin al conflicto?”. El 51 por ciento de los encuestados dijo que preferiría transferir el mando de los barrios árabes de Jerusalén Oriental al control palestino; sólo el 49 por ciento dijo que preferiría retenerlos.
Además, la mayoría del público expresó interés en el cambio en Jerusalén Este. Solo el 25% de los encuestados apoyó el mantenimiento del status quo, mientras que el 75% prefirió algún tipo de cambio: alrededor del 20% favoreció una mayor separación física entre Jerusalén Este y Oeste; alrededor del 27 por ciento se mostró a favor de transferir el control de los barrios árabes a la Autoridad Palestina, excluyendo la Ciudad Vieja; un 28 por ciento favoreció el establecimiento de una autoridad municipal separada de la Municipalidad de Jerusalén para los barrios árabes, aunque bajo soberanía israelí.

Como evidencia de eventos pasados, el Monte del Templo es un punto de fricción muy volátil capaz de incendiar rápidamente la ciudad y generando escalada a gran escala. Parece que el público es consciente de la sensibilidad religiosa, nacional y de seguridad del sitio: las encuestas muestran que la mayoría del público (65 por ciento) siente que Israel no debería permitir un ascenso judío al sitio. Por el contrario, el 35 por ciento del público vota por permitir que los judíos visiten y recen libremente en el Monte del Templo.

Las encuestas también indican que en momentos de tensiones de la seguridad, el apoyo público a la libertad judía para visitar el Monte del Templo cae drásticamente, en comparación relativa con los tiempos de paz.

En conclusión, Jerusalén es un tema particularmente complejo debido a su importancia religiosa para el judaísmo, el cristianismo y el islam, la demanda de cada lado en el conflicto israelí-palestino, de que la ciudad sea su capital y los vínculos inextricables entre las vidas de sus habitantes judíos y árabes. Incluso después de la mudanza de la embajada de EE. UU. de Tel Aviv a Jerusalén, que podría alentar el traslado de otras embajadas, la mayoría de la comunidad internacional continuará viendo Jerusalén Oriental como territorio ocupado y, mientras no haya una solución entre Israel y los palestinos se abstendrán de reconocer a Jerusalén oeste como la capital de Israel.

Las olas de terror en Jerusalén en los últimos años han refutado dos suposiciones falsas que han guiado durante mucho tiempo a los gobiernos israelíes. La primera es que es posible mantener el status quo en la ciudad, incluso en el Monte del Templo. La violencia que estalló sobre la cuestión del Monte del Templo en los últimos años demuestra que el status quo no es aceptable para todos los elementos que juegan en el Monte del Templo, es decir, Israel, los palestinos, el reino jordano, los habitantes musulmanes de Jerusalén Oriental y la Rama Septentrional del Movimiento Islámico de Israel, todas las cuales operan sobre la base de razonamientos diferentes y en ocasiones opuestos.
El sitio se ha convertido en un lugar de protesta judía (debido al acceso limitado) y de disturbios por parte de palestinos y musulmanes debido a falsas acusaciones de que Israel está por cambiar su estatus.

La segunda suposición falsa es que Jerusalén es una ciudad unida y que es suficiente que los políticos lo declaren así para construir una realidad deseada. Esta línea de pensamiento está en desacuerdo con la realidad en el este de la ciudad, especialmente en los vecindarios y pueblos donde, durante 51 años, la desidia ha reinado en todos los aspectos y pocos judíos israelíes ingresan.

Incluso ahora, el control israelí allí es limitado, especialmente en las áreas en el lado exterior de la barrera de seguridad. De hecho, una clara mayoría de israelíes está de acuerdo en que hoy, en la práctica, Jerusalén está dividida en una ciudad judía y una ciudad árabe.

El 13 de mayo, en honor al Día de Jerusalén, el gobierno israelí aprobó un plan quinquenal de 2 billones de shékels para Jerusalén Este que apunta a la educación, el empleo y las infraestructuras.
Sin embargo, incluso si el plan se implementa en su totalidad, el proceso es largo y es dudoso que resuelva eficazmente las tensiones inherentes a los problemas fundamentales: (1) por la volatilidad del estado del Monte del Templo y lo que ocurre en el lugar; (2) las difíciles condiciones de vida en Jerusalén Este resultantes de décadas de abandono; (3) De facto la soberanía limitada por Israel en la parte este de la ciudad y la seguridad en curso desafían una rutina pacífica; (4) la proporción relativa de palestinos en la población (actualmente alrededor del 38 por ciento) que se espera que crezca, y con ella también el número de solicitudes de ciudadanía plena; y el derecho de los residentes palestinos de Jerusalén a votar en las elecciones para alcalde y el consejo municipal de Jerusalén; y (5) la dependencia de los habitantes de Jerusalén Oriental en Jerusalén Oeste para el empleo y la mezcla de las poblaciones en la ciudad.

Estos problemas fundamentales pueden erosionar el estatus de Jerusalén como la capital de Israel y la estabilidad de la ciudad. Se necesitan una serie de medidas urgentes para enfrentar estos problemas, primero y principalmente las mejoras a los servicios, infraestructuras y calidad de vida municipales en Jerusalén Este, como así como incentivos para involucrar a la población árabe en la autoridad municipal de Jerusalén. Es necesario alentar el surgimiento del liderazgo local en los barrios y aldeas árabes y designar líderes locales para puestos públicos.

Luimegar Stereo con lo mejor para Dios, escucha nuestro audio en vivo haciendo clic aquí

Es importante adaptar las condiciones sobre el terreno a la tendencia que ha surgido en los últimos años de cambios en las actitudes del público judío hacia los componentes prácticos de un acuerdo sobre Jerusalén. La mayoría del público siente que la realidad actual es muy problemática y difícil de mantener para siempre. Por lo tanto, en la actualidad existe una creciente apertura a ideas nuevas y creativas. Los pasos propuestos para mejorar las condiciones de vida respalda una serie de opciones futuras para Jerusalén Este, tanto en marcos regulados como independientes.

Fuente: INSS






Deja un comentario