Victoria, no disuasión, será el objetivo de Israel si se desata de nuevo la guerra en Gaza

1:13 p. m. luimegar 0 Comments




La disuasión fue el objetivo de Israel en los tres últimos conflictos que luchó contra Hamas, pero ese objetivo ha sido descartado. Cualquier futuro enfrentamiento armado con los gobernantes islámicos de Gaza se guiará por un nuevo objetivo israelí: lograr una clara victoria sobre el enemigo.





YAAKOV LAPPIN

En anteriores modelos de conflicto, Israel respondió a la agresión de Hamas usando la fuerza de una manera destinada a castigar a Hamas y convencerlo de que regrese a un estado de calma. La destrucción sistemática de las capacidades militares de Hamas no era un objetivo israelí.

Hoy, mientras Israel espera evitar la guerra, se está preparando para la posibilidad de un nuevo conflicto. La guerra podría estallar de nuevo en Gaza por una amplia gama de razones.

Si las hostilidades se reanudan, la Fuerza de Defensa de Israel (FDI) planea asegurarse de que la etapa final de ese choque será una victoria inequívoca de Israel, y nadie podrá confundirla con un empate o estancamiento.

Este cambio de enfoque se está produciendo en los últimos tres años, desde el final de la Operación Margen Protector en 2014. Esa operación fue lanzada por Israel para defenderse contra ataques de proyectiles a gran escala y amenazas de túneles transfronterizos desde Gaza. A los dos meses de duración, era uno de los conflictos más prolongados de Israel.

También fue el tercer enfrentamiento a gran escala con Hamas desde 2009. Al final de cada ronda de combates, el ala militar de Hamas permaneció intacta, y pudo comenzar rápidamente a rearmarse y preparar nuevas capacidades para el próximo estallido de hostilidades.

Si Hamas inicia otro conflicto con Israel, no se debe esperar que Jerusalem vuelva al modelo de disuasión. No se conformará con el objetivo de devolver la calma a la zona, como lo hizo en 2014, 2012 y 2009.

En cambio, Israel probablemente buscaría destruir el ala militar de Hamas, incluyendo su laberinto subterráneo de túneles bajo la Ciudad de Gaza, construido para permitir operaciones fuera de la vista de Israel.

La decisión de Hamas de integrar muchas de sus capacidades ofensivas en las áreas civiles de Gaza no lo inmunizará contra los ataques israelíes. Sin embargo, la FDI hará todo lo posible por minimizar el daño a los no combatientes.

Después de 2014, el Comando Sur de las FDI comenzó a alejarse del modelo de “rondas frecuentes”, concluyendo que Israel no debería ser arrastrado a los principales conflictos armados con Hamas cada dos o tres años.

El Comando Sur identificó tres alternativas para Israel y Gaza. Bajo la primera, Israel seguiría experimentando treguas cortas y temporales, una opción considerada inaceptable.

En el segundo escenario, Israel conquistaría Gaza y derrocaría completamente al régimen de Hamas. En tal escenario, Israel gobernaría la Franja y sus dos millones de habitantes palestinos o encontraría a alguien que lo hiciera.

No es probable que la Autoridad Palestina (AP) tome el control de Gaza tras una “entrega” israelí. La AP perdería su legitimidad interna, pero su capacidad de retener Gaza sin la ayuda de las FDI estaría en serias dudas.

Como resultado de estos cálculos, el establecimiento de defensa identificó como mejor opción una tregua a largo plazo, impulsada por la disuasión israelí. Esa es la situación actual entre los combatientes: una tregua a largo plazo.

Durante el tiempo que ha durado la tregua, la idea de enfrentarse a dos malas elecciones – ocupar Gaza o aceptar el modelo de “rondas frecuentes” – ha evolucionado.

Una posibilidad, en caso de nuevo conflicto, es que las FDI retiren el ala militar de Hamas, pero deje su ala política y su fuerza policial, creando así una salida israelí factible de Gaza que no dependa de que Jerusalem encuentre nuevos gobernantes para la Franja.


Hoy, tres años después de la Operación Margen Protector, Hamas continúa reconstruyéndose. Su industria de armas doméstica está produciendo cohetes, proyectiles de mortero y túneles. Los túneles bajo la ciudad de Gaza están diseñados para permitir a los batallones de Hamas lanzar ataques de ‘golpear y correr’ contra las Fuerzas de Defensa de Israel y mover las armas y la logística fuera del alcance de Israel.

El otro tipo de amenaza de túnel, la red de túneles transfronterizos, tiene el tiempo contado. Israel está construyendo un muro subterráneo a lo largo de la frontera de Gaza de 65 kilómetros, y progresa con cada día que pasa. Israel ha invertido miles de millones de shekels en ese proyecto, y un sistema de detección antitúnel también está operativo.

Hamas no está ocioso durante la tregua. Está buscando nuevas tácticas de asalto. Busca poder inundar el sur de Israel con proyectiles de corto alcance que puedan transportar una ojiva del tamaño de media tonelada, lo que representaría una gran amenaza para cualquier área construida cerca de la Franja.

Hamas también puede tratar de paralizar el centro de Israel con proyectiles de alcance medio, aunque éstos sean interceptados por el sistema de defensa aérea Cúpula de Hierro. Las sirenas e intercepciones de ataques aéreos son muy perjudiciales para Israel, incluso sin daños significativos por proyectiles.

Hamas continúa trabajando con sus células de comandos navales, destinadas a infiltrarse en Israel por la costa. También continúa con su programa de aviones no tripulados, con el que espera enviar explosivos a los objetivos de manera guiada.

Israel es muy consciente de estas capacidades. Hamas sigue siendo un desafío de combate serio, y ha demostrado su capacidad de adaptarse al progreso de Israel.

Pero Hamas también está bajo intensa e incesante vigilancia de la inteligencia israelí. Es probable que Hamas sepa que cualquier nuevo choque involucrará capacidades de combate israelí mejoradas más adecuadas para la arena de Gaza.

Israel ha estado usando la tregua para construir su fuerza y estudiar el campo de batalla de Gaza. Está construyendo una creciente flota de vehículos blindados de transporte de personal y tanques que pueden defenderse con sistemas de protección activa. En Gaza, donde prácticamente todos los combatientes de Hamas están armados con un RPG de blindaje, ese tipo de protección es un cambio de juego.

La capacidad de Israel para atacar la ciudad subterránea de Hamas también se ha mejorado considerablemente en los últimos años. Hamas no tendrá dónde esconderse si se reanuda. Es probable que Hamas sepa que si bien puede plantear graves desafíos a las FDI y al frente israelí, Israel ha cambiado el final de su juego.

Por el momento, el análisis del costo-beneficio de Hamas le ha llevado a concluir que una larga tregua es por su mejor interés.

Luimegar Stereo con lo mejor para Dios, escucha nuestro audio en vivo haciendo clic aquí

Yaakov Lappin es corresponsal y analista militar. Sus áreas de cobertura se centran en el establecimiento de defensa de Israel y en el entorno estratégico del país. Yaakov es también el corresponsal de Israel para Jane’s Defense Weekly y autor de Virtual Caliphate: Exponiendo el Estado islamista en Internet.

Con información de: ENLACE JUDÍO



COMPARTE: