Internacional - La Resolución 2334 del Consejo de Seguridad y una estrategia posible

9:38 a. m. luimegar 0 Comments



Israel paga un alto precio por la conducta errónea de Netanyahu

Amos Yadlin

AURORA - La Resolución 2334 del Consejo de Seguridad es un duro final para ocho años de un proceso político congelado entre Israel y los palestinos. Es el resultado de una estrategia palestina que prefiere lidiar con Israel en las instituciones internacionales y no a través de negociaciones y políticas. La estrategia palestina se vio facilitada por comportamientos problemáticos tanto de la administración Obama como del gobierno de Netanyahu.

Esta resolución del Consejo de Seguridad lleva al proceso de paz, que aspira a una solución de dos Estados, a su punto más bajo desde 2008. El presidente Obama y el primer ministro Netanyahu han provocado una grave avalancha política y una resolución extremadamente problemática para Israel y el proceso de paz.

Obama, en un movimiento anti-israelí severo, dañó al aliado más firme de los Estados Unidos en el Medio Oriente, mientras que Netanyahu se aferró a su aproximación miope a la administración de los EEUU.

Como resultado, a finales de 2016, juntos otorgaron a los palestinos un premio diplomático, y los palestinos quedaron así libres de toda responsabilidad por el estancamiento en el proceso de paz, mientras recibían un fuerte incentivo político de la comunidad internacional.

Israel está pagando por la lectura problemática y errónea de Netanyahu del sistema americano y global en los últimos años. Netanyahu depositó sus esperanzas en el Congreso, el mismo Congreso que, según la Constitución estadounidense, no podía impedir un acuerdo nuclear con Irán o imponer un veto en el Consejo de Seguridad. El primer ministro se mostró reacio a diferenciar los asentamientos judíos aislados en Cisjordania de los bloques de asentamientos y los barrios judíos en Jerusalén Este.

Sin embargo, un entendimiento tácito sobre una congelación de la construcción al Este de la barrera de seguridad habría dificultado que Obama se abstuviera ante una propuesta de la ONU que es perjudicial para Israel.

En cambio, la conducta del gobierno israelí con respecto al proyecto de ley de regulación de asentamientos, el retraso en la evacuación de Amona, y las afirmaciones del derecho de anexar el Área C fueron factores clave que obligaron a la administración Obama a abstenerse de imponer un veto a la problemática propuesta de resolución. La incongruencia entre el discurso de Netanyahu ante la Asamblea General en septiembre pasado acerca de su visión del “fin de la mayoría automática contra Israel en las Naciones Unidas” y el amplio voto contra Israel el 23 de diciembre de 2016 atestigua la incorrecta lectura del de la realidad internacional del primer ministro. Esta mala comprensión es particularmente notable dado que la resolución no puede ser descartada sin más como un reflejo anti-Israel de las Naciones Unidas, sino que es más bien un amplio voto de todos los amigos más cercanos de Israel, incluyendo a su “aliado” más reciente, Rusia.

La imagen especular de la incorrecta toma de posición de Netanyahu sobre la situación es la lectura de la opinión pública israelí y del sistema político israelí por parte del gobierno de Obama, así como el fracaso de la administración para examinar la validez de sus suposiciones básicas sobre la promoción de una solución a la disputa. La incapacidad del gobierno de Obama para discernir que hay un sólido consenso en Israel en apoyo de los bloques de asentamientos y los barrios judíos en Jerusalén Este y que el público israelí no está preparado para incurrir en los mismos riesgos de seguridad que había asumido en el pasado, estaba en el corazón del intento de socavar Netanyahu – lo que finalmente logró el resultado opuesto.

Además, el desprecio de Obama por la carta de Bush a Sharon de abril de 2004 y los parámetros de Clinton, que reconocieron que los bloques de asentamientos estarían en territorio israelí, despertaron mucha sospecha en Israel con respecto a la administración Obama y sus intenciones. Atribuyendo la mayor parte de la culpa a la falta de progreso hacia una solución de dos estados a Israel y de la cuestión de los asentamientos, ignorando la importante contribución de los palestinos al estancamiento en el proceso político (los palestinos son los que rechazaron los principios del acuerdo marco redactado por el Secretario de Estado John Kerry), todo esto impidió gravemente la capacidad de la administración de promover el proceso de paz. Con esta acción del Consejo de Seguridad, la administración Obama “concluyó” un legado problemático de fracasos en Oriente Medio, incluyendo su posición de indiferencia al genocidio en Siria; la incapacidad de derrotar al Estado islámico; la creación de un vacío en la región que permitió a Rusia e Irán llenarlo; y una serie de crisis de confianza entre la administración y sus aliados en la región.

Los palestinos no pueden permitirse presentar una postura más moderada que la del Consejo de Seguridad o cuestionar que la respuesta a sus demandas vendrá de la ONU en lugar de negociar con Israel. Por su parte, Israel no puede sentarse en la mesa de negociaciones en condiciones de una demarcación predefinida de las fronteras del futuro Estado palestino. En lugar de retirarse de las zonas a “límites seguros y reconocidos”, de acuerdo con la Resolución 242, Israel tendrá los límites de 1967, incluso Jerusalén Oriental, como su punto de partida para negociar.

Amenazas a Israel planteadas por la Resolución 2334
1. En términos de Israel, el enfoque subyacente a la Resolución 2334, según la cual “el Muro de los Lamentos es equivalente al asentamiento de Yitzhar”, o “el barrio de Ramot en Jerusalén es equivalente al asentamiento de Elon Moreh”, elimina cualquier posibilidad de negociación para un acuerdo de dos estados.

2. La resolución recompensa la obstinación palestina, la estrategia palestina de evitar las negociaciones con Israel y la expectativa de que la arena internacional dicte los parámetros para el acuerdo. Por lo tanto, la resolución animará a los palestinos a adherirse a su negativa a regresar a la mesa de negociaciones y mostrar la flexibilidad requerida en cualquier negociación genuina.
3. La resolución aumentó el riesgo de que los israelíes en ciertos niveles políticos y militares fueran llevados a juicio ante la Corte Internacional de Justicia en La Haya. Será difícil llevar a cabo negociaciones de paz en una atmósfera de “caza de brujas legal” de líderes y comandantes israelíes.
4. El movimiento de deslegitimación y el boicot a Israel se fortalecerá y recibirá estímulo moral y político, lo que se traducirá en medidas legales, políticas, públicas y económicas.

5. La resolución coloca a la cuestión israelí como un punto de discordia entre los demócratas y los republicanos estadounidenses y amenaza el apoyo bipartidista de los Estados Unidos a Israel.
6. La resolución daña la disuasión israelí, ya que una parte significativa de la misma se basa en la alianza estratégica con Estados Unidos y su apoyo a Israel.

7. El informe sobre las cuestiones mencionadas en la resolución, que el Secretario General de las Naciones Unidas debe publicar cada tres meses, garantizará una preocupación constante por estos temas a expensas de cuestiones más importantes y alimentará una campaña antiisraelí en curso.

Al mismo tiempo, la Resolución 2334 no fue aprobada de conformidad con el Capítulo 7 de la Carta de las Naciones Unidas y, por lo tanto, no permite a la ONU imponga sanciones y otras medidas prácticas contra Israel sin otra resolución. Se puede evaluar que la nueva administración en Estados Unidos, que es más favorable a Israel que la administración Obama, vetará cualquier intento de aprobar resoluciones conforme al Capítulo 7.

¿Qué debe hacer Israel?
En los últimos días de 2016 es más importante mirar hacia delante que emprender un análisis retrospectivo de los acontecimientos que condujeron a la Resolución 2334. Los preparativos deben hacerse con el objetivo de minimizar el impacto negativo de esta resolución y formular una propuesta más adecuada para Israel, considerando la difícil situación política que la resolución ha creado.
Las respuestas políticas y diplomáticas deben ser suspendidas hasta después de la inauguración de Trump. Las medidas extremas son perjudiciales y sólo trabajan para intensificar el aislamiento político de Israel.

Tres suposiciones deberían ser la base de la estrategia a largo plazo de Israel:
1. El gobierno de Trump será mucho más amistoso con Israel, y será posible llegar a acuerdos con él que fueron rechazados consistentemente por la administración Obama.
2. Cualquier regreso a la mesa de negociaciones es imposible debido a la obstinación palestina, sobre todo porque la elaboración de un acuerdo final global no era factible hasta ahora (no con la Autoridad Palestina y ciertamente no con Hamás) y esto será aún más difícil de lograr, ahora que se ha aprobado la Resolución 2334. Se espera que la resolución radicalice aún más las posiciones de los palestinos y refuerce el consenso público israelí sobre la necesidad de fortalecer los barrios judíos en Jerusalén y en los bloques de asentamientos.
3. Sin embargo, el statu quo no es bueno para Israel, y debe iniciarse un cambio que preserve la factibilidad de una solución de dos estados, pero lo conducirá de una manera que sea viable bajo las circunstancias actuales. Israel debe proceder a la separación de los palestinos de una manera controlada, cautelosa y paciente que protegerá sus intereses como un Estado judío democrático, seguro y justo y restaurará su posición política y ética en el mundo.

Sería aconsejable que Israel demostrara su compromiso con la viabilidad futura de dos estados, implementando acciones para generar cambios en las tendencias actuales. Dentro de este ámbito, sería correcto que Israel iniciara acciones que alienten la construcción de instituciones palestinas funcionales y la expansión del autogobierno palestino, hacia el establecimiento de un sistema económico palestino estable y la construcción de infraestructura que permita la libre circulación. Es fundamental obtener el apoyo de los países árabes pragmáticos para realizar esta política, respaldada y dirigida por la administración Trump.

Luimegar Stereo con lo mejor para Dios, escucha nuestro audio en vivo ha mciendo clic aquí

Fuente: INSS. ■