Organización de las Naciones Unidas continúa su lucha por imponer su agenda en favor del aborto

9/15/2018 09:35:00 a. m. Redacción Luimegar 0 Comments




Dos comités de la ONU, que monitorean el cumplimiento de los tratados de derechos humanos, emitieron una declaración conjunta declarando que el acceso al “aborto legal y seguro” no solo es esencial para la salud de las mujeres sino también un “prerrequisito para salvaguardar los derechos humanos de las mujeres”.







El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW), y el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD), monitorean el cumplimiento de sus respectivos tratados de derechos humanos por parte de las naciones que los han ratificado. Ni el tratado, ni ningún otro tratado global de derechos humanos, menciona explícitamente el aborto, pero durante décadas, los órganos de vigilancia de tratados han ejercido una presión no vinculante sobre los estados miembros de la ONU para liberalizar sus leyes de aborto.

Si bien los críticos de estos órganos de tratados los han acusado de exceder sus mandatos, la reforma significativa ha tardado en llegar. Mientras tanto, sus observaciones promoviendo el aborto como un derecho han sido citadas por grupos defensores del aborto como prueba de que tal derecho existe, e incluso citados por los tribunales nacionales como una justificación para cambiar sus leyes, como en el caso de Colombia y Argentina.

Que los comités sobre los derechos de las mujeres y las personas con discapacidad, se unieran para emitir la declaración fue notable, ya que recientemente hubo disputas entre expertos en derechos humanos de la ONU sobre si el diagnóstico prenatal de una discapacidad debería considerarse una justificación para el aborto. A principios de este año, un evento en la ONU destacó el “genocidio prenatal” de los niños con síndrome de Down por el aborto.

Theresia Degener, presidenta de la CDPD, insistió en que los derechos de las personas con discapacidad y los derechos de las mujeres no están en conflicto, y condenó los argumentos pro-vida de que el aborto debería restringirse para proteger las vidas de los niños discapacitados. “Esto constituye una interpretación errónea de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad”.

En cambio, argumentó, se deben realizar esfuerzos para garantizar que las mujeres con discapacidad tengan acceso a la atención de “salud sexual y reproductiva”, incluido el aborto, y que también deben estar protegidas contra el aborto forzado o la esterilización.

Los dos comités advirtieron contra “el retroceso y la regresión en el respeto de las normas internacionales de derechos humanos”, antes de reducir de inmediato su enfoque al aborto. En contraste, los defensores de la vida han argumentado que los órganos creados en virtud de las Naciones Unidas han superado durante décadas sus mandatos e intentaron redefinir las normas internacionales de derechos humanos con impunidad, en contra del consenso de los estados miembros de la ONU, que han definido el aborto como un asunto nacional, no internacional , legislar.

Los defensores internacionales del aborto han expresado una gran preocupación por la “reacción violenta” contra el aborto, liderada por un cabildeo cada vez más efectivo por parte de las redes provida a nivel global y regional, así como por la adopción por parte de los Estados Unidos Donald Trump.

Estados Unidos no ha ratificado ni la CEDAW ni la CDPD, y por lo tanto no recibe recomendaciones periódicas de sus órganos de supervisión, pero el Comité de la CEDAW ha presionado a sus signatarios sobre el aborto un total de 243 veces desde 1999. Esta tendencia ha aumentado continuamente, con tres cuartas partes los países revisados ​​en 2017 se les dice que cambien sus leyes de aborto.

En 2012, el Senado de los EE. UU. Consideró la ratificación de la CDPD, pero en última instancia no se debió en parte a la defensa por parte de organizaciones provida y pro familia. El testimonio de la doctora Susan Yoshihara, vicepresidenta y directora de investigación de C-Fam, advirtió que Estados Unidos no estaría bajo el control de otro comité de expertos de la ONU: “Los órganos de tratados han ignorado el acuerdo de las naciones, que la regulación de las leyes de aborto es prerrogativa de estados soberanos. “

Con información de: TIEMPOS PROFÉTICOS






Deja un comentario