Papi está en casa: Hijos de Billy Graham reaccionan a la muerte de su padre

2/21/2018 06:55:00 p. m. Redacción Luimegar 0 Comments




El evangelista Billy Graham murió a la edad de 99 años. Sus hijos publicaron en las redes sociales un tributo para honrar la vida y el ministerio de su padre.






Franklin Graham publicó un poderoso mensaje en su página de Facebook que incluía el mensaje del evangelio. Decía:

"Una vez le preguntaron a mi padre, Billy Graham: ‘¿Dónde está el cielo?’ Él respondió: ‘¡El cielo es donde está Jesús y voy a ir a Él pronto!’ Esta mañana, a la edad de 99 años, partió de este mundo hacia la vida eterna en el cielo, preparado por el Señor Jesucristo, el Salvador del mundo, a quien proclamó durante casi 80 años. Será extrañado por nuestra familia, sus colegas, nuestros fieles compañeros de ministerio y, sí, muchos en todo el mundo. Pero qué alegría recibir la bienvenida por Dios el Padre y reunirse con mi madre en presencia de Jesús, quien habla paz a las almas eternas. ¿Qué pasa contigo? Cuando te vayas este mundo, ¿sabes con certeza dónde pasarás la eternidad? Puedes saber esto hoy. Jesús dijo: ‘Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna’ (Juan 3:16). Aquel que consuela a las almas cansadas nos ha dado esta promesa: ‘No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.  En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis’ (Juan 14: 1-3)".

Él publicó un mensaje similar en Twitter.




Del mismo modo, la hija de Billy Graham, Anne Graham Lotz, tuiteó acerca de la pérdida de su padre, dirigiendo a los lectores a su sitio web, donde compartió un conmovedor mensaje llamado "Papá está en Casa".




"El legado de mi padre es uno que abarca el mundo... y envuelve mi propia vida. Cuando pienso en él, no pienso en Billy Graham, la figura pública. Pienso en mi papá. El que siempre fue agricultor en corazón. Quien amaba a sus perros y su gato. Quien seguía los patrones del clima casi tan de cerca como lo hacía con los eventos mundiales. ¿Quién usaba jeans viejos, cómodos suéteres y una gorra de béisbol? A quién le gustaba el café tibio, té helado, una cucharada de helados y una sencilla hamburguesa de McDonald's. A quién le interesaba todo y todos, desde los más pequeños hasta los más grandes. Cuya mente recordaba detalles que incluso una computadora podría tener problemas para recordar.

Pero cuando pienso en él, también pienso en su mensaje porque estaba inmerso en él. Saturado en eso. Él era su mensaje... un hombre simple que había respondido al amor de Dios poniendo su fe en Jesús, recibiendo la seguridad de que sus pecados fueron perdonados, que no perecería, sino que tendría vida eterna. Fe simple fe que ahora importa más que cualquier otra cosa.

Durante años, sobre su cabeza mientras predicaba estaba la pancarta que citaba las palabras de Jesús: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Jesús completó esa oración diciendo que nadie viene al Padre sino por mí. Basado en lo que Jesús dijo, papá está a salvo con el Padre, en el cielo. Papá no solo reclamó a Jesús como el único Camino a Dios, sino que vivió públicamente en las plataformas y privado a puertas cerradas, y ahora disfruta de la vida real.

A menudo he afirmado que fui criada por una madre soltera porque el ministerio se llevó a mi padre lejos de nuestra familia, durante semanas y meses a la vez. Papá estimó que se había ido de su hogar aproximadamente el 60 por ciento de los años de crecimiento de sus hijos. Ahora, se fue de nuevo. Esta vez, él no volverá. Al menos, no hasta que Jesús también lo haga.

Si bien él puede estar físicamente ausente y su voz en silencio, estoy seguro de que su mensaje seguirá repercutiendo en las generaciones venideras. Mi oración en este día de su mudanza a la Casa de Nuestro Padre es que su muerte será un grito de guerra. Que decenas de miles de pastores, maestros, evangelistas y hombres y mujeres ordinarios se levantarán para tomar su lugar. Que tomarán su mensaje como un bastón en una carrera de relevos y lo transmitirán fielmente a aquellos con quienes entran en contacto. Porque el mensaje de papá es el mensaje de Dios. Y es un mensaje de esperanza genuino para el futuro, de amor por el presente, de perdón por el pasado.

Es un mensaje… que trae un nuevo comienzo, alegría inquebrantable, paz inexplicable, significado eterno, significado y propósito para la vida, y abre la puerta del Cielo.

Luimegar Stereo con lo mejor para Dios, escucha nuestro audio en vivo haciendo clic aquí

Fue este mensaje, que papá llevó al mundo, que penetró en mi propio corazón cuando era una niña y ha creado en mí una resolución personal y apasionada para comunicárselo a la mayor cantidad de gente posible. Y así, incluso cuando mis lágrimas parecen no tener fin, silenciosamente vuelvo a dedicar mi vida a levantar y pasar el bastón. ¿Harías lo mismo?"

Con información de: CBN LATINO






Deja un comentario