La crisis del agua en Ciudad del Cabo y el odio a Israel

2/19/2018 04:58:00 p. m. Redacción Luimegar 0 Comments




Tal vez lo más sorprendente sobre el antisemitismo y el odio del mundo a Israel queda ilustrado por la aterradora crisis del agua en Ciudad del Cabo.







RABINO BENJAMIN BLECH

Ciudad del Cabo es una de las ciudades más bellas del mundo. Hasta hace poco, también era uno de los destinos turísticos más populares en Sudáfrica, responsable de casi el 10 por ciento de la producción económica de $ 33 mil millones del país.

Pero la ciudad enfrenta una crisis de proporciones inimaginables. Las fuentes de agua se han secado y los grifos pronto tendrán que cerrarse por completo. Las estimaciones actuales ponen ese día, ahora llamado “Día Cero“, en algún momento a mediados de abril.

A partir de ahora, hay un racionamiento de agua previamente inaudito en las ciudades civilizadas modernas. Se insta a las personas a no activar los inodoros, a ducharse y bañarse con poca frecuencia con un mínimo de agua, y caminar con el cabello sucio se considera un signo de patriotismo nacional. El gobierno admite que enfrentan un colapso total de su economía, su infraestructura y su forma de vida.

Cape Town, Ciudad del Cabo, ha sido consciente de esta amenaza desde hace un tiempo, y también tenían una solución de fácil acceso. Israel es un país que logró los conocimientos científicos para hacer que su desierto florezca, que su suministro mínimo de agua sea suficiente para sus necesidades y que la desalinización del agua de mar para fines cotidianos sea una realidad. Israel ha aprendido a reciclar alrededor del 85 por ciento de su agua y ha logrado lo que muchos consideraban imposible: hacer que el agua sea fácilmente accesible para todos sus habitantes. Tan pronto como Israel se enteró del problema del agua en Ciudad del Cabo, sin vacilar, ofreció su ayuda, dejando en claro su capacidad y voluntad de ayudar.

El ex embajador de Israel en Sudáfrica, Arthur Lenk, el actual embajador Lior Keinan, y los agregados económicos de Israel en Sudáfrica hicieron varias insinuaciones a los organismos pertinentes para ayudar con la crisis del agua en Ciudad del Cabo. Los científicos estaban preparados para compartir sus conocimientos. Los voluntarios estaban listos para venir a implementarlos. Las organizaciones estaban listas para ayudar en la planificación e incluso en el financiamiento de lo que se requería para evitar que el Día Cero se convirtiera en realidad.

Pero el cuerpo gobernante de Ciudad del Cabo se alía con los palestinos. Eso hace que los israelíes sean el enemigo. Y eso permitió que el odio triunfara sobre la cordura y la enemistad para preferir la calamidad a la salvación ofrecida.

“Odiar a la gente es como quemar tu propia casa para deshacerte de una rata”.

Harry Emerson Fosdick lo expresó bien cuando dijo: “Odiar a la gente es como incendiar tu propia casa para deshacerte de una rata“.

A principios de 2016, cuando ya era evidente que algunas partes de Sudáfrica enfrentaban una de las sequías más graves de su historia, se convocó a una conferencia importante para hacer planes para el inicio y la implementación de programas específicos para prevenir una catástrofe. Incluido en el programa, uno de los delegados fue el embajador de Israel en Sudáfrica, Arthur Lenk, quien ya había dedicado un esfuerzo considerable para educar y ayudar a la región siempre que fuera posible. Apenas se hizo público esto, el profesor Lorenzo Fioramonti, de la Universidad de Pretoria, retiró su participación. Inmediatamente después, el movimiento de boicot a Israel conocido como BDS presionó con éxito al gobierno sudafricano para cancelar por completo la conferencia del agua debido a la participación de Israel.

Gracias a la creciente influencia de la creciente población musulmana y al liderazgo del presidente pro-jihad Jacob Zuma que se alineó con el movimiento BDS, los sudafricanos se regocijaron por su capacidad de “condenar a los israelíes” y de negarle a Israel la capacidad de reclamar ayuda humanitaria.

Es difícil imaginar cuánta alegría debe haber hoy para un pueblo sabiendo que pronto están destinados a ver desesperadamente a sus ciudadanos morir de sed en lugar de aceptar la ayuda de “esos malditos judíos“.

Es una historia de tragedia en Sudáfrica, pero es más que eso también. Es un paradigma del conflicto entre el mundo y los judíos, entre los árabes y los israelíes, entre aquellos consumidos por el odio y aquellos ansiosos por extender una mano de ayuda y amistad incluso al más amargo de los enemigos.

Me parece significativo que la crisis de Ciudad del Cabo gire en torno al agua. El agua tiene un significado especial en la tradición judía. Es tan esencial para la vida que es la metáfora más utilizada en el judaísmo para la Torá misma. El agua y la Torá son indispensables para la supervivencia. Cuando los judíos que dejaron Egipto estaban en el desierto de Sinaí, no pudieron, dice la Torá, pasar tres días sin agua. Por esa razón, los sabios instituyeron la lectura pública de la Torá los sábados, lunes y jueves, por lo que ningún judío iría tres días sin las palabras vivificantes del regalo de Dios a la humanidad.

Luimegar Stereo con lo mejor para Dios, escucha nuestro audio en vivo haciendo clic aquí

Somos el pueblo del libro. Nuestro papel, como aquellos designados a convertirse, en palabras de Isaías, en “una luz para las naciones“, es traer al mundo las bendiciones de las aguas espirituales del Todopoderoso. Y, sin embargo, las personas sedientas de significado en sus vidas y para el propósito de su existencia, prefieren rechazarnos, incluso a costa de su propia supervivencia.

Aquí hay un ejemplo profundo de la irracionalidad del odio.

Mientras mi corazón está con las víctimas, tengo una gran esperanza: si tan solo la crisis de Ciudad del Cabo pudiera abrir los ojos de los que odian a Israel cuánto pueden ganar si solo eligen la paz sobre la guerra, la vida sobre la muerte y las bendiciones mutuas sobre las luchas y conflictos eternos.

Con información de: ENLACE JUDÍO






Deja un comentario